Ni el sol ni la muerte pueden mirarse fijamente

La Rochefoucauld