No siento el menor deseo de jugar en un mundo en el que todos hacen trampa

François Mauriac