En la vida no hay una fuente mantenida de satisfacción personal como la lectura.

Pedro J. Ramírez