El perro tímido ladra con más fuerza que con la que muerde.

Quinto Curcio Rufo