El pobre carece de muchas cosas, pero el avaro carece de todo.

Séneca