En cuanto a los repartidores de sambenitos fulminantes, que tanto abundan ahora, lamento estropearles una parte de la diversión. Siempre me admira esa convicción de la propia pureza, esa seguridad de formar parte del número de los no manchados y los justos.

Antonio Muñoz Molina