La pompa de los entierros concierne más a la vanidad de los vivos que al honor de los muertos

La Rochefoucauld