Cuando una economía está encerrada en una «trampa de liquidez», con bajas tasas de interés que no consiguen inducir a la inversión o al consumo, intentar utilizar la política monetaria para estimular la demanda es como empujar una cuerda.

John Maynard Keynes