Revista Vbeda Revista Ibiut Revista Gavellar Diario La Provincia Semanario Vida Nueva Revista Don Lope de Sosa
Trozos de nosotros mismos
Revista Códice Redonda de Miradores Artículos Peal de Becerro. Revista anual Fototeca Aviso
y más: En voz alta Club de Lectura Saudar.es Con otra voz En torno a la palabra

Úbeda

Guía histórico artística de Úbeda. En las mejores librerías. Pulse para conocer las fuentes que nos avalan


Quizás la mejor Guía de Úbeda.

 
    

NO TOMARNOS EN SERIO

Juan Pasquau Guerrero

en Revista «Así». Nº 5. 18 de agosto de 1968. Primero conocer...

Volver

        

"Creo —escribía Tomás Merton desde el monasterio trapense de Kentucky— que el motivo principal por el que tenemos tan poca alegría reside en que nos tomamos demasiado en serio". En efecto, hoy las gentes se divierten mucho en todos los lugares de la Tierra pero ¿viven alegres? Generalmente, los más desgra­ciados son los ilusos que un día se las prometieron felices y, luego, han visto que la vida ha ido degra­dando uno a uno sus goces. Por eso ya los estoicos cimentaban su contento en no crearse complica­ciones, esto es, en no crearse necesidades. Después, el ascetismo cris­tiano, producía auténticos campeones de la alegría, a fuerza de ir de­capitando placeres, a fuerza de "noches del sentido"...

Estamos muy lejos, hoy, del es­toicismo y del ascetismo cristiano. Quizá los mismos cristianos esta­mos en nuestro tiempo interpretando mal el ascetismo cristiano, ha­ciéndolo sinónimo de abatimiento espiritual y de tristeza. Pero si el Evangelio —que es todo él una invitación a la renuncia— nos resulta triste, es difícil que nuestro cristia­nismo sea auténtico. No entende­mos, por ejemplo, la "penitencia" —palabra ya casi borrada en los programas de espiritualismo— por que empezamos a comprender po­co de la naturaleza y del hombre, no obstante nuestro desenfrenado humanismo. Pero es el caso que el "hastío" que muchos jóvenes muestran hacia las formas de vida de la sociedad actual, se originan a la vista del asombroso apego a la comodidad, a la felicidad burgue­sa y al dinero que muestran hoy todos los estamentos sociales. Lás­tima que ese hastío —en su origen sano— de la juventud no encuen­tre su auténtica ruta y que elija más bien los caminos nihilistas que parten de la nada hacia la nada.

No hay alegría, porque tomamos demasiado en serio nuestro egoísmo nuestra comodidad, nuestro dinero, nuestro honor de papel, nuestros placeres antiguos. No tenemos ale­gría porque no queremos bro­mear —y menos queremos que na­die bromee— con lo nuestro. Pero, ¿qué es lo nuestro? Bien poca cosa. O un montón de cosas vanas, cuado no un montoncito de basu­ra. Los ascetas tomaban demasiado en serio la verdadera vida y por eso, renunciando a muchas cosas suyas, bromeaban con sus ambicio­nes, con sus impulsos, con sus inte­reses próximos. Y ya era un rasgo de humor que San Francisco lla­mara a su cuerpo "el asnillo". Los santos burlaban con gozo espiritual con regocijo auténtico, las peque­ñeces del mundo, del demonio y de la carne. Digo que tomaban en serio la vida y, por ende tomaban un poco a burla lo que dentro de sí mismos encontraban como obs­táculo a su "liberación". Los santos eran —permitidme que lo diga— auténticos lidiadores del oscuro toro enviscado del en sí que diría Jean Paul Sartre. Lanceaban los santos a la bestia negra con do­naire y estilo. Los santos, en fin, no tomaban en serio todo cuanto nosotros nos desvivimos por com­placer. Los santos tenían muy en cuenta a Dios y se despreciaban a sí mismos. Por eso se sentían libres. Por eso estaban alegres.

Creo que pueden —y quizás de­ben— cambiarse los esquemas del ascetismo cristiano. Pero también creo que el ascetismo cristiano con su sentido de renuncia, de abne­gación y de... risa hacia lo que en nuestro abismo queda de pequeño, no puede declinar. Habrá que seguir buscando la alegría desnuda —la alegría de vivir en un mundo que Dios ha creado— y que se­guir desechando al par la sofistica­da alegría hecha de placeres zur­cidos. Porque cualquier felicidad hecha a base de accesorios —dinero, diversión, comodidad, placer— es puro zurcido. Y nunca falta un roto en esta alegría de disfraz. Es trágico interesarse demasiado por lo que llamamos lo nuestro. Lo me­jor es citar de frente a lo nuestro y después apurar el pase, ceñir el pase, redondear el pase... Y luego saludar.