Revista Vbeda Revista Ibiut Revista Gavellar Diario La Provincia Semanario Vida Nueva Revista Don Lope de Sosa
Trozos de nosotros mismos
Revista Códice Redonda de Miradores Artículos Peal de Becerro. Revista anual Fototeca Aviso
y más: En voz alta Club de Lectura Saudar.es Con otra voz En torno a la palabra

Úbeda

Guía histórico artística de Úbeda. En las mejores librerías. Pulse para conocer las fuentes que nos avalan


Quizás la mejor Guía de Úbeda.

 
    

Obras de Quevedo y Antonio Pérez en un manuscrito del Archivo Municipal de Úbeda

Aurelio Valladares Reguero

en Ibiut. Año III, nº 10. Febrero de 1984, pp. 12-13

Volver

        

En nuestras visitas al importante, aunque insuficientemente explotado, Archivo Municipal de Úbeda (1), nos hemos encontrado con un curioso manuscrito, muy bien conservado, que contiene tres obras de Quevedo y dos de Antonio Pérez. No se trata de un descubrimiento, porque nos consta que son varias las personas, tanto ubetenses como de fuera, que tienen noticia de su existencia. Pero dada la categoría literaria de Quevedo, una de las primeras figuras de nuestras letras, y del controvertido Secretario de Felipe II, Antonio Pérez, uno de los personajes de la historia de España que más tinta ha hecho correr, creemos que bien merece la pena hacer unas breves reflexiones sobre el contenido de dicho manuscrito.

Comenzaremos por su descripción. El manuscrito consta de 210 folios sin numerar con una cubierta de pergamino de 32'4 X 21'7 cm. Los folios son de 30'2 X 20'9 cm. y la caja de escritura de 29'8 X 14'6 cm. En el tejuelo se puede leer lo siguientes: ". . .papeles d. / Don franco/ queuedo. Y/ Villegas: / YDE/ Antonio / Pérez. / Ms. En la cubierta, escrito posteriormente, aparece este texto: "J.M.J. Regalo para la librería de 'Don Lope de Sosa' hecho por Don Antonio Nieto Pacheco, Notario de Jaén – Junio – Año de M.CMXXVII" (2).

Las obras son éstas:

1°.– Grandes Annales de quinze dias. Historia de muchos siglos que pasaron en un mes. Memoria que guarda a los que vendran. Dn. Franco Quevedo Villegas, a los Sres Principes y Reyes que sucederan a los que oi son en los afanes de este mundo. Escripta en la Torre de Juan Abad año de 1621. (fols. 5-54).
2º.- Doctrina moral. Su autor Dn franco de Quevedo, y Villegas Sor de la Torre de Juan Abad quien la dirige a Dn Thomas de Vargas Tamaio. (fols. 56-91). En los dos últimos folios figura la "Dirección a dn Thomas de Bargas de la Doctrina Moral". La obra lleva fecha del 12-XI-1612.

3º.– Al Rey Ntro. S. D. Phelippe 3.º. Discurso de la Privanza por D. F. de Quevedo Villegas (fols. 92-120).

4.°– Norte de Principes. Su autor Antonio Perez Secretario que fue del Sor Phelipe 2. 0, dirigido al Duque de Lerma quando estaba en el balimto con el Sor Phelipe 3°.(fols. 122-174).

5º.- Elogio a la vida y muerte del Rey Dn Phelipe 2º. por el Secretario Antonio Perez (fols. 175-210).

– Los Grandes anales de quince días es una obra de carácter histórico-político, escrita, como puede verse por la fecha, a raíz de la muerte de Felipe III, ocurrida el 31 de marzo de 1621. Se nos habla de los importantes acontecimientos que conmovieron la política española en el cambio de reinado. Quevedo muestra un tono esperanzado ante la venida del nuevo monarca y su valido, si bien luego llegaría su decepción, que culminaría desastrosamente con el encarcelamiento en el convento de San Marcos de León.

Aunque no figura entre sus obras cumbres, es bastante conocida entre los especialistas. Hoy día se puede acceder fácilmente a ella a través de la edición de Felicidad Buendía (Obras Completas. Prosa. T.I, Edit. Aguilar, pp. 816-855). De ella corrieron diversas copias manuscritas, a veces con diversas variantes, como lo demuestra el número importante que de ellas se conserva en la Biblioteca Nacional de Madrid.

– La Doctrina Moral, escrita, como reza el manuscrito, en la Torre de Juan Abad el 12 de noviembre de 1612, tardó varios años en editarse (Zaragoza y Barcelona, 1630), para más adelante ser refundida en La cuna y la sepultura (Madrid y Sevilla, 1634 y edic. posteriores). Se enmarca dentro de la tradición estoico-senequista, tan amada por Quevedo. La Doctrina Moral ocupa los cinco capítulos de la primera parte (edic. de F. Buendía, T. II, pp. 1.327-1351), a la que se agrega un capítulo final y la Doctrina para morir, completando así la obra definitiva (3).

– En el Discurso de la Privanza vuelve Quevedo al tema político. No podemos olvidar que fue su segunda gran vocación, aunque evidentemente con menores éxitos que la literaria, como han resaltado muchos especialistas en congresos y publicaciones surgidos hace tres años con motivo del centenario de su nacimiento (4).

La paternidad de este tratado le fue negada al gran escritor, hasta que la reivindicó Astrana Marín y la publicó en las Obras Completas (Obras en verso, Madrid, Aguilar, 1932, pp. 1.211-1.226). Con anterioridad la había dado a conocer Antonio Valladares y Sotomayor en su Semanario erudito, pero con notables refundiciones (Astrana, p. 1.211, nota).

Astrana Marín da cuenta de tres manuscritos que hay en España, todos del siglo XVIII (Bib. Menéndez Pelayo de Santander, Provincial de Toledo y el n.° 10.387 de la Bib. Nacional de Madrid) y de otro más antiguo y correcto que se halla en la Biblioteca Comunal de Palermo.

– En cuanto al Norte de Príncipes de Antonio Pérez, hay varios manuscritos en la Bib. Nacional de Madrid, una edición hecha en Madrid (1788) y otra más reciente (Espasa-Calpe, 1969) con una "Nota preliminar" de Martín de Riquer. Es bastante amplia la bibliografía en torno a este tratado, orientada preferentemente a discutir la paternidad del Secretario de Felipe II. Según Martín de Riquer, son más los que opinan que la obra no es de Antonio Pérez, dirigiendo el punto de mira hacia Baltasar Álamos de Barrientos, procurador y agente de negocios del propio Antonio Pérez.

– Por lo que respecta al Elogio a la vida y muerte del rey Felipe II, tenemos que confesar que no hemos encontrado noticia alguna sobre ella.

De este somero análisis cabe deducir que resulta obligado, como primera medida, un estudio detallado del manuscrito de Úbeda con objeto de fecharlo con la mayor exactitud posible, para luego partir de ahí hacia un análisis de las variantes con otros textos conocidos. Esto daría el valor del mismo, particularmente en lo que concierne a la Doctrina Moral y al Discurso de la Privanza, por lo que antes se ha indicado.

Y si bien su importancia puede ser relativa en el caso de la primera obra de Quevedo y en la primera de Antonio Pérez, pensamos que las otras tres pueden ser de gran utilidad para los estudiosos de estos dos personajes, de capital interés en nuestra historia, aunque por motivos diferentes. En el caso de la última obra resulta obvio, ya que, al menos a nosotros, nos resulta desconocida.

Por ahora no nos sentimos especialistas en campos que cuentan con una copiosa bibliografía. Únicamente nos hemos limitado aquí a hacer estas breves reflexiones sobre la materia contenida en este manuscrito del Archivo Municipal de Úbeda. Sobre el alcance del mismo y su importancia, el tiempo lo dirá.

Aurelio Valladares Reguero
Doctor en Literatura Hispánica


(1) Hace unos meses el Ayuntamiento de Úbeda, consciente de la necesidad de una persona que ordenara todo el inmenso material que se conserva en su archivo, sacó a concurso-oposición una plaza de archivero-bibliotecario. Ésta ha recaído en D. Ramón Beltrán Almazán, licenciado en Fª. y Letras, Sección de Filologia Hispánica, por la Universidad de Granada. Se trata de un hombre joven, con capacidad e ilusión, que ya ha comenzado su ardua tarea. Pensamos que será lenta, pero abrigamos fundadas esperanzas de que su labor resultará muy eficaz.
(2) Por el año 1927 estaba en plena andadura la célebre revista Don Lope de Sosa, cuyo director-propietario era el gran ubetense Alfredo Cazabán Laguna. Resulta un tanto sorprendente que en dicha publicación no se haga por estas fechas mención a este manuscrito, lo que podía haber arrojado alguna luz sobre su origen.
(3) V. La cuna y la sepultura para el conocimiento propio y desengaño de las cosas agenas. Edición crítica, prólogo y notas de Luisa López Grigera. Anejo XX del Boletín de la Real Academia Española, Madrid, 1969. Para la Doctrina Moral coteja tres manuscritos (dos del siglo XVII y uno del XVIII) y las dos ediciones de 1630. En cuanto al contenido de la obra, véase José Mª. Balcells, Quevedo en "La cuna y la sepultura"( Madrid, S.G.E.L.,1981).
(4) Sobre el contenido de esta obra puede resultar interesante el trabajo del P. Fernando Rubio "El Discurso de las privanzas" de Quevedo y el "Tratado del perfecto privado" del P. Pedro Maldonado, O.S.A.". (Anuario Jurídico Escurialense, V. (1964), pp. 575-585).