Revista Vbeda Revista Ibiut Revista Gavellar Diario La Provincia Semanario Vida Nueva Revista Don Lope de Sosa
Trozos de nosotros mismos
Revista Códice Redonda de Miradores Artículos Peal de Becerro. Revista anual Fototeca Aviso
y más: En voz alta Club de Lectura Saudar.es Con otra voz En torno a la palabra

Úbeda

Guía histórico artística de Úbeda. En las mejores librerías. Pulse para conocer las fuentes que nos avalan


Quizás la mejor Guía de Úbeda.

 
    

Los primeros pasos de la imprenta en Úbeda (y III)

Aurelio Valladares Reguero

en Ibiut. Año V, nº 23. Abril de 1986, pp. 18-19

Volver

        

Domingo Martínez

Aparece como "impresor" en los registros de 1862 en la calle de Entrearcos y en 1863 y 1863-64 en la plaza de Toledo.

Por coincidencia de apellidos ya suponíamos anteriormente que posiblemente fuera el continuador de Cándido Martínez. Lo que sí está más claro es que desde el primer momento (1862) estaba asociado con Franco y Compañía, ya que de ese mismo año existen dos obras cuya imprenta figura a nombre de Martínez Franco y Compañía, siendo una de ellas precisamente un Romance del que es autor el propio Domingo Martínez.

El mismo fue el editor del primer periódico conocido hasta ahora de Úbeda, El Eco Ebdetense, semanario cuyo primer número vio la luz el domingo 25 de agosto de 1861 (2).

Mateo Ortiz

La única referencia que poseo es su aparición como "impresor" en la calle de Trinidad en el registro de 1866-67.

Carlota Treviño

Figura en los registros de 1870-71, 1871-72 y 1872-73 en la calle del Postigo dentro del apartado de "timbradores de papel y tarjetas", nombre con el que aparecen los impresores a partir de 1870-71.

Parece evidente que es la continuadora de Juan José Górriz, al que vimos ubicado en la misma calle en los años inmediatamente anteriores, y que la titularidad pasaría a Fernández y López, que la seguirá en los años siguientes.

Eustaquio y Francisco Gámez

El primero consta en los registros como ,"timbrados de papel y tarjetas" en la calle del Rastro desde 1870-71 a 1873-74.

El segundo aparece bajo la misma denominación en los años siguientes, desde 1874-75 a 1880-81, pero en distinto lugar: los dos primeros años en la calle de San Pedro y los restantes en la de Mesones.

De la actividad impresora de la familia Gámez conozco dos obras: una de 1874 cuya imprenta figura a nombre de Gámez Hermanos y otra de 1878 a nombre de Francisco P. Gámez.

Fernández y López y Hernández, Miguel y Compañía

Fernández y López sigue, como ya se ha dicho, a Carlota Treviño en la calle del Postigo desde 1873-74 a 1877-78 y, a su vez, se verá continuada en la misma calle por Hernández, Miguel y Compañía desde 1878-79 a 1880-81.

De esta imprenta salieron tres obras en 1875, 1876 y 1880, respectivamente, con la particularidad de que en las tres (incluida la de 1880) consta a nombre de Fernández y López.

Redondo, Martínez y Compañía

Aparece este titular en los registros de los tres últimos años del segundo volumen del Archivo, es decir, desde 1878-79 a 1880-81, como "vendedor de papel y otros objetos de escritorio", denominación que difiere de la de "timbradores de papel y tarjetas", que es la habitual durante estos años para sus colegas de oficio. En los dos primeros años está situada en la calle de Trinidad, mientras que en el último está en la plaza de Toledo.

En sus talleres se imprimió una obra en 1880, si bien observamos la particularidad de que la imprenta figura a nombre de José Martínez Montero, al igual que en otras dos obras, una de 1885 y otra de 1887, esta última de enorme importancia, ya que se trata de los Apuntes para la Historia de Úbeda de Alfredo Cazabán.

Detenemos este recorrido en el año 1881, dado que es la fecha en que concluye el segundo volumen de la Matrícula de las personas que deben pagar el repartimiento del subsidio industrial y de comercio. Creo que es suficiente para el fin que me proponía de contemplar los primeros pasos de la imprenta en Úbeda.

Poco más tarde comenzará su andadura la imprenta de La Loma, que va a proseguir hasta tiempos muy recientes y cuyo primer libro impreso conocido data de 1885.

Lamento no haber podido servirme, porque no me consta la existencia de ejemplares, de algunas publicaciones periódicas aparecidas durante los años aquí analizados. Aparte del ya citado El Eco Ebdetense, hubo otras, cuya lectura me hubiera ayudado probablemente en este cometido. Por ejemplo, por un artículo de Adriano Moreno sobre "Don Luis Garrido" (La Opinión, n.° extraordinario de 29-IX-1896) sabemos que este ilustre y prolífico periodista había fundado El Trovador de La Loma, al que siguieron sucesivamente por iniciativa del mismo Garrido La Crónica Ubetense, La Propaganda, La Nueva Propaganda y La Ruleta, todos ellos anteriores a 1884, porque este último periódico aparece citado en el n.° 17 de El Ubetense (correspondiente al 24 de agosto de 1884). De El Ubetense sí han llegado a mis manos algunos ejemplares que se encuentran en la Hemeroteca Municipal de Madrid.

También tenemos noticia de la existencia de otros periódicos fundados por Alfredo Cazabán en sus años juveniles, pero desgraciadamente no consta la existencia de ejemplares.

De todas formas, estimo que con las obras impresas reseñadas a lo largo del trabajo tenemos un material suficiente para establecer el cotejo con los datos contenidos en los registros del Archivo Municipal ya mencionados. Con el contraste entre ambas fuentes se habrá podido comprobar la coincidencia en cuanto a las fechas, con lo que se explican algunos saltos en el tiempo que hubieran resultado sorprendentes de no tener los dos elementos de juicio.

Es muy posible que por lo que se refiere a obras impresas existan otras que en este momento desconozco, aunque no creo que hicieran variar las líneas aquí trazadas sobre la primera andadura de la imprenta en Úbeda.

También es posible que algunas personas ubetenses, sobre todo los de edad avanzada, posean noticias más concretas sobre las primeras imprentas, su ubicación, las sucesivas fusiones o cambios de negocio, etc. Debo confesar que he realizado este trabajo con la modestia a que me obliga la circunstancia de ser una persona que lleva poco más de tres años en la ciudad, aunque sí puedo decir que en este tiempo son muchas las horas que he dedicado al estudio de temas ubetenses. Estoy abierto a aceptar las puntualizaciones que alguien pueda hacerme con datos que yo ignoro. Si redunda en un mejor conocimiento del legado histórico de Úbeda, creo que todos nos daremos por satisfechos.

Aurelio Valladares Reguero
Catedrático de Lengua y Literatura Española

(2) De este periódico dio notica Ramón Molina Navarrete en la revista Ibiut n.° 1 (1981), pp. 23-24 y reproduce la 1.° página del n.° 1.