Revista Vbeda Revista Ibiut Revista Gavellar Diario La Provincia Semanario Vida Nueva Revista Don Lope de Sosa
Trozos de nosotros mismos
Revista Códice Redonda de Miradores Artículos Peal de Becerro. Revista anual Fototeca Aviso
y más: En voz alta Club de Lectura Saudar.es Con otra voz En torno a la palabra

Úbeda

Guía histórico artística de Úbeda. En las mejores librerías. Pulse para conocer las fuentes que nos avalan


Quizás la mejor Guía de Úbeda.

 
    

Los niños expósitos: trescientos años de historia en Úbeda (VIII)

Ramón Molina Navarrete

en Ibiut. Año VII, nº35. Abril de 1988, pp. 26-27

Volver

        

OTRAS DISPOSICIONES

En el capítulo anterior dejamos especificadas parte de las nuevas disposiciones. Entre ellas el nombramiento de un "Ama General" y "Dos Provisionales".

Pero las nuevas disposiciones exigen más. Así el Rector-Administrador —en este caso D. Antonio Bolívar—, ha de ser eclesiástico y deberá vivir en la casa-receptáculo de la cuna.

Se nombrará también un médico.

A los seis años, el niño expósito que no haya sido prohijado, será enviado al Real Hospicio de Jaén. Se hace constar en uno de los documentos que el Real Hospicio deberá admitirlos "ya que cobra medio real de cada arroba de aceite que se extrae de la provincia y todos los pueblos sujetos a la inclusa de Úbeda contribuyen con grandes cantidades"

Se hace también hincapié en detalles que se consideran de importancia:

• El tiempo de lactancia durará hasta que así lo considere el médico.
• El Rector se cerciorará que no se le dan a los niños "dormideras", para que no lloren, y si así se hiciese que acuda a la justicia.
• No se deben dar los expósitos a lactar a mujeres que verosímilmente sean sus verdaderas madres, porque serían muchas las que acudirían a esto.
• El ama general tendrá que vivir en la casa-cuna.
• Las amas interinas (provisionales), pueden vivir también en la casa receptáculo.
• Las amas de lactancia, es decir aquellas que se llevan a los niños para lactarlas en sus casas, cobrarán puntualmente 36 reales al mes.
• Las amas de despecho, es decir aquellas mujeres que quieran hacerse cargo del expósito una vez transcurrida la lactancia, podrán atender al niño hasta los seis años y cobrarán 24 reales al mes.
• El médico, aparte de atender a los niños abandonados e indicar el momento en que cada uno de ellos ha de comenzar a "despecharse"; será también el encargado de reconocer a las respectivas "amas" para testificar si "la leche está bien condicionada".

Igualmente las nuevas disposiciones dicen que el Sr. Obispo debe cuidar y vigilar que los administradores manejen los bienes en la legalidad y forma que es debida.

Disposiciones todas, como ven, justas y serias. Pero lo difícil, como siempre, fue el llevarlas verdaderamente a la práctica.

LA CASA CUNA EN LA CALLE MATILLAS.

El primer problema fue encontrar una casa lo suficientemente amplia para que en ella se instalara el torno, las dependencias del Sr. Administrador, el Ama General y las Amas Provisionales. Se eligió una casa en la calle Matillas.

Por una carta fechada el 12 de marzo de 1808 y que firma Antonio Bolívar, sabemos que el traslado se quiso realizar el día de San Juan de 1808.

También por una factura conservada sabemos que las obras realizadas en esta casa de la calle Matillas, ascendió a la cantidad de 4.527 reales.

¿EN QUÉ CASAS ESTUVO LA CUNA?

Al decir aquí que en 1808 se instaló la casa-cuna de la calle Matilla, se hace necesaria una pregunta: ¿Y en dónde estuvo anteriormente la cuna?

Esto es sumamente difícil asegurarlo, y lo es por una razón muy sencilla, porque en facturas y documentos al hablar de las casas de los expósitos se dice casi siempre lo mismo: "obras en la casa de los expósitos"; "en la casa que tienen los expósitos"; "obras en la casa que tiene la inclusa"..., refiriéndose tanto a las habitadas realmente por ellos, como a las pertenecientes a su propiedad.

No obstante, atando cabos, comprobando libros de alquileres, estudiando con detalle las facturas, podemos llegar a las siguientes conclusiones:

• En 1689, la cuna estuvo en la Calle Ancha.
• En 1741, la cuna se encuentra en la calle Los Zambranos, parroquia de San Lorenzo.
• En 1748, de nuevo en la calle Ancha. En estas fechas la cofradía poseía además casas en la calle Nueva (desde 1728); Stº. Domingo y Luna y Sol.
• En 1762 se alquila la casa de la calle Ancha por lo que la cuna debió trasladarse a otro lugar (?).
• En 1783, se encuentra la casa-cuna en la calle Luna y Sol. Esta casa fue dejada a los niños expósitos por Isabel Ana Manso Salcedo, vecina de Úbeda, que textó ante D. Fernando García, el día 20 de noviembre de 1757. Falleció el 29 de abril de 1766.
• En 1808, pasa a la calle Matillas.

UN ESTUDIO DE UN AÑO CLAVE: 1808

El 2 de mayo de 1808 marca el principio del levantamiento nacional contra la agresión napoleónica y el principio de la Independencia...

Un año este, pues, clave en nuestra historia. Por eso hemos querido detenernos un poco más detalladamente en él y ver qué sucedió en cuanto a los niños expósitos.

En el mes de enero se recibieron 7 niños. En febrero, 8. Marzo, 14. Abril, 6. Mayo, 6. Junio, 3. Julio, 4. Agosto, 8. Septiembre, 6. Octubre, 7. Noviembre, 6. Y Diciembre, 4.

De Villacarrillo llegaron 4. De Beas, 2. De Torreperogil, 1. De Navas, 1. De Villanueva del Arzobispo, 6. De Cazorla, 4. de Iznatoraf, 7. De La Puerta, 1. De Iruela, 2. De Peal de Becerro, 1. De Quesada, 2. Y de Castellar, 2.

De los 79 niños abandonados murieron 66. Del resto no se hace constar nada. Tan sólo en dos casos. En uno se dice: "que se lo llevaron los que lo tenían porque eran valencianos y no se sabe más de ellos". Y de otro que fue reconocido y llevado por su verdadera madre.

RENDIR CUENTAS

El Sr. Obispo de la Diócesis de Jaén creó la Junta Directiva de la Casa y Caudal de Niños Expósitos de Jaén. Y a estos señores debía rendir cuentas el Sr. Administrador de la Inclusa de Úbeda. Gracias a esto hemos podido averiguar importantes datos, como censos, casas, tierras..., que se poseían, así como otros detalles. Por poner un ejemplo diremos:

• Entre el 1° de mayo de 1814 al 1° de mayo de 1817, ingresaron en la casa cuna 317 niños. De ellos 247 fallecieron, 38 fueron prohijados y 32 seguían a costa de la Inclusa.
• El médico cobraba 320 reales anuales.
• D. Andrés Ramírez, aquel administrador polémico que fue de la cofradía hasta 1807, sigue recibiendo importantes cantidades, pero esta vez no como administrador de la obra pía, sino por sus servicios como boticario.
• Por último la curiosidad siguiente: "Se le descontó a una de las amas provisionales cinco meses de sueldo por haberle advertido se hallaba embarazada.

¡Pobres niños y pobre ama...! Aquellos, ¿qué alimento tomaron?; ésta, ¿cuánta hambre tendría? (Continuará)

R.M.N.