Revista Vbeda Revista Ibiut Revista Gavellar Diario La Provincia Semanario Vida Nueva Revista Don Lope de Sosa
Trozos de nosotros mismos
Revista Códice Redonda de Miradores Artículos Peal de Becerro. Revista anual Fototeca Aviso
y más: En voz alta Club de Lectura Saudar.es Con otra voz En torno a la palabra

Úbeda

Guía histórico artística de Úbeda. En las mejores librerías. Pulse para conocer las fuentes que nos avalan


Quizás la mejor Guía de Úbeda.

 
    

Nuevos planteamientos en torno al cinturón amurallado de Úbeda (V)

Juan Ramón Martínez Elvira

en Ibiut. Año IV, nº 18. Junio de 1985 pp.2-3

Volver

        

LA PUERTA DEL "LOSAR"

No es cierto que sólo en tiempos recientes se le haya venido nombrando por Puerta del Losal o Rosal. Ya desde 1574 al menos, se conocía como calle del Losar a la que baja hasta el arco. Y así sigue llamándose ininterrumpidamente hasta los alrededores de 1634, en que por primera vez recibe, desde los padrones, el nombre de Rosal, aunque éste no alcanza la absoluta hegemonía más que los años setenta de dicha centuria17.

Pero no solamente la calle; también la puerta recibe a su vez estas mismas denominaciones. Así por ejemplo, en el padrón vecinal de Santo Tomás correspondiente al año 1587, el antiguo callejón que corría bajo el adarve de la muralla —conocido a poco como "el de los frailes"— se describe como "la calle que viene desde el Rastro (Baja del Salvador) hasta la puerta losar". En cuanto a la variante "Rosal", también hemos visto que en el referido año de 1634 se censa en la acera de Santo Tomás a la viuda del hidalgo Alonso de Molina. Esta aparece viviendo "en el orno de la puerta el Rosal".

Circunstancialmente, también hemos anotado que en el Acta del cabildo Municipal de 5-11-1676 se le llama "puerta de la fuente seca".

Pero lo cierto es que en los padrones vecinales no se halla el topónimo "Sabiote" como denominativo de la bella arcada mudéjar. Esta circunstancia plantea la duda de si, realmente, la puerta de Sabiote no tuvo un origen distinto a la del Losar; es decir, si ambas puertas no fueron, en un principio al menos, dos entidades diferentes.

Ruiz Prieto, tratando del que considera primer cinturón amuralladado de Úbeda, dice que este "seguía por detrás de la iglesia de San Millán a la plaza de 0lleros, donde había otra puerta llamada de Sabiote, al principio de la cuesta de la Merced" 18. Vemos, pues, que el insigne historiador —independientemente de su acierto o desacierto en la ubicación de la puerta— se afianza en distinguir el arco de Sabiote y el del Losar.

Por otro lado, la pretendida identidad entre ambas puertas no queda suficientemente aclarada en el memorial leído en Cabildo de 19-1-1784, cuyo inicio reproducimos literalmente:

"En diez y ocho de Agosto de mill quinientos treinta y seis se hizo merzed por esta MNC (muy noble ciudad) a el Comendador del Monasterio de nra. Sra. de la merzed e sus subzesores del remaniente del Agua de la fuente de la plazuela de Puerta de Saviote.

En mill seiscientos y dos vendió la ciudad a el mismo convento el remaniente del Agua de la fuente de la plaza de los 0lleros".

Objetivamente, la cita se puede resumir diciendo que Úbeda cede al convento el agua de la plaza de la Puerta de Sabiote y que años más tarde hace lo propio con la de la plaza de los 0lleros. O sea, que se distingue muy claramente entre ambas plazas. Como la de los 0lleros está localizada con nitidez, es preciso, por tanto, trasladar la de la Puerta de Sabiote a sitio distinto. ¿Dónde?

Si se está en la tesis de que el arco del Losar es el de Sabiote no hay más remedio que subir la plaza a las inmediaciones de éste. Pero, en tal caso, ¿es concebible la idea una plaza formada sobre las irregularidades topográficas y urbanísticas de la zona? Difícil es imaginar que ante el perímetro externo de la Puerta del Losar se extendiese una plaza.

Rechazada esta ubicación, ¿dónde podría hallarse entonces la plaza de la Puerta de Sabiote? Si, accidentalmente, no hubiese venido a nuestras manos el Inventario de Documentos de la señora Marquesa de Mancera 19, realizado en 1661, no habríamos podido suponerlo. Pero he aquí que en dichos papeles se lee:

"—Los títulos del agua de la Moraleda de la Puerta de Sabiote junto a la fuente el Mandrón que hizo Diego Fernández Barba a la Sra. Aldonza de Perea".

¿No parece incuestionable que la Puerta de Sabiote se halla junto a la todavía existente fuente de "La Mandrona"?

Y más abajo continúa el inventario:

"—Robra del tejer con una casa y pozo, horno y era para hacer teja bajo del ejido de la Puerta de Sato por ante Andrés Fernández de Molina, escribano, en 11 de junio de 1494 en una hoja escrita".

¿Cabe pensar en un egido junto a la Puerta del Losar? Evidentemente, no. Por tanto, creemos que la Puerta del Losar fue un enclave de nuestro recinto fortificado muy distinto al de la Puerta de Sabiote. Aquélla perteneció siempre al cinturón principal de las defensas ubetenses, mientras que ésta formó parte integrante de la cerca del arrabal sanmillanero y debió levantarse en medio de la calle Valencia, junto a la embocadura conducente a La Mandrona, y no bajo la Cuesta de la Merced, como afirma Ruiz Prieto.

No obstante, hay que conceder que, efectivamente, ya en 1780, durante la inspección realizada al circuito amurallado, parece claro que a la Puerta del Losar se la conoce taxativamente como la de Sabiote. Esta interpolación no puede sorprender si se tiene en cuenta que, desaparecida por entonces la auténtica Puerta de Sabiote, su nombre se trasladara —como ocurrió con la de Quesada— a la única que en el momento daba paso al camino de la entrañable población vecina.
(Continuará)

Juan Ramón Martínez Elvira

(17) Ocurre con "Rosal" y "Losar algo parecido a lo que dio origen al nombre'Ibiut'. Como no se halla contenido semántico para el término "Losar", acaba sustituyéndose por otro que "diga algo". Y entonces, "Rosal" y "Losal", que han entrado por la puerta falsa, se posesionan nominalmente de calle y arcada, disputándose entre sí la primacía y relegando al olvido el vocablo primitivo, de muy posible procedencia arábiga.
(18) RUIZ PRIETO,M.Op.cit.,p.56.
(19) AMU, Leg. 492, f. 537 v.