Revista Vbeda Revista Ibiut Revista Gavellar Diario La Provincia Semanario Vida Nueva Revista Don Lope de Sosa
Trozos de nosotros mismos
Revista Códice Redonda de Miradores Artículos Peal de Becerro. Revista anual Fototeca Aviso
y más: En voz alta Club de Lectura Saudar.es Con otra voz En torno a la palabra

Úbeda

Guía histórico artística de Úbeda. En las mejores librerías. Pulse para conocer las fuentes que nos avalan


Quizás la mejor Guía de Úbeda.

 
    

La llegada de las Hijas de la Caridad a Úbeda (y II)

Cati García Villacañas

en Ibiut. Año VIII, nº 42. Junio de 1989, pp. 6-7

Volver

        

Sin embargo, parece que esta Real Orden no se cumplió inmediatamente, sino que pasaron algunos años hasta que se llevó a efecto, como lo prueba el hecho de que nuevamente reunida en sesión la Junta de Beneficencia en diciembre de 1861, se eleve una petición a Su Majestad para aliviar la fundación de cinco hermanas. Lo que demuestra que éstas no estaban aún en Úbeda: "...se acordó que se eleve a S.M., q.D.g., una esposición, solicitando que se alivie la fundación de cinco Hermanas de la Caridad para el Hospital, casa cuna, según se mandó en Real Orden de diez y siete de julio de mil ochocientos cincuenta y siete" (7).

Esto se confirma si examinamos las actas de Cabildo correspondientes a la sesión del tres de marzo de 1862, donde se hace constar que la fundación de las hermanas se halla en tercer turno, es decir, en trámites para su pronto cumplimiento gracias al diputado a Cortes por este distrito José Nacarino Bravo: "Por el Excelentísimo Señor Alcalde se hizo presente, que habiendo concedido por Real Orden del diez y siete de julio de mil ochocientos cincuenta y siete una fundación de cinco Hermanas de la Caridad para el Hospital y casa cuna y que según comunicación del Sr. D. José Nacarino Bravo, diputado a Cortes por este distrito, habría conseguido que se colocase dicha fundación en tercer turno. Se estaba en el caso de hacer el convenio correspondiente con el superior de dichas hermanas, por el cual habría de nombrarse un apoderado especial con dicho objeto y se acuerda que se le confiera al sr. diputado, a cuyo fin se saque certificación de este particular y se remita a este señor con el objeto indicado" (8).

Hasta aquí, un repaso por las Actas de Cabildo y de la Junta de Beneficencia. De todo esto se puede sacar en conclusión:

Primero, que probablemente fueron cinco Hermanas de la Caridad las que se instalaron en el Hospital de Santiago para la asistencia del mismo y vigilancia de la casa cuna y amas de lactancia. Segundo, que el seis de marzo de 1862 todavía no estaban aquí las citadas hermanas.

Este panorama se completa con el estudio de presupuestos, cuentas y gastos que tiene el Hospital de Santiago. La información la obtenemos del llamado "Libro de presupuestos de propios y Beneficencia", que abarca los años 1849 al 1860 y del "Libro de intervención de la Beneficencia" (años 1856 a 1873).

En el primero aparecen ya mencionadas las Hijas de la Caridad en el borrador de los presupuestos de 1857 realizados en 1856. En la sección de empleados del Hospital de Santiago, al final de la lista, se especifica:

"Por el sueldo de dos Hermanas de la Caridad... 4.400 reales" (9).

A continuación se hacen una serie de observaciones con respecto a las cantidades presupuestadas. En relación con las Hermanas de la Caridad se dice:

"... para obras hubiera presupuestado sólo seis mil, es decir dos mil menos que en el del (año) anterior, pero ha sido indispensable aumentar tres mil, por los gastos que indispensablemente han de originarse en la instalación de las Hermanas de la Caridad".

"Por idéntica causa, presupongo dos mil quinientos reales más en (sección de) imprevistos, para satisfacer la mitad de la cuota que hay que entregar en Madrid por las cinco Hermanas de la Caridad que han de venir".

"Ultimamente consigno cuatro mil cuatrocientos reales para el haber de éstas, habiendo incluido en este presupuesto sólo a dos y en el de expósitos a las tres restantes" (10).

Vistas estas anotaciones, hay que aclarar que en 1856 las hermanas no están en Úbeda y la inclusión de las mismas en los gastos presupuestados para el 57 no indican que necesaria-mente se instalaron en dicho año. Además, podemos compaginar perfectamente los datos hallados por Ramón Molina, publicados anteriormente en la Revista lbiut (ver nota 2), con los extraídos del Libro de presupuestos:

En efecto, se habla de cinco hermanas, dos destinadas al servicio del Hospital, a las que se les pagará 4.400 reales y tres al cuidado de los niños expósitos a las que seguramente, pagará la Cofradía de los niños los 6.600 reales correspondientes, y por tanto, es posible que no dependan de una forma directa de la Junta de Beneficencia. Asímismo, la presencia de las Hijas de la Caridad requiere una serie de reformas en el Hospital y se emplearían para ello tres mil reales. Estos tres mil reales quedan recogidos en el Libro de Presupuestos, y a su vez en los recibos que cita R. Molina.

Pero, seguimos sin saber la fecha exacta de la llegada de las hermanas a Úbeda.

En los presupuestos para 1858 se destinan nuevamente 4.400 reales para el pago de dos hermanas, sin embargo, en los presupuestos para 1859 no se registra nada que haga referencia a Hijas de la Caridad o al dinero destinado a la retribución de sus servicios. Es en relación con el año 60 cuando vuelven a aparecer las dos hermanas y los 4.400 reales, con una observación al respecto que dice: "4.400 reales para dos hermanas de la Caridad, cuya creación es altamente beneficiosa, indispensable y económica al Hospital de Santiago" (11).

A partir de 1860 seguimos la pista a través del llamado "Libro de intervención de la Beneficiencia", en el que se consignan todas las actividades de la Junta de Beneficencia y por tanto, quedan reflejados detalladamente los gastos reales que ésta tiene.

En 1860 y 1861 no hay ninguna referencia a Hijas de la Caridad, pero sí encontramos importante información en 1862. En la sección de imprevistos se especifica:

"10 de septiembre: a Sor Margarita Batllés pago a Madrid por tres hermanas... 3.060 reales".

"10 de septiembre: a Sor Peregrina Navarro pago gastos de viaje desde Córdoba... 393 reales".

¿Se trata de la llegada definitiva? Posiblemente no, ya que en la misma sección y a continuación de lo citado anteriormente, se dice:

"19 de diciembre: a Sor Peregrina Navarro, varios efectos... 617 reales".

"31 de diciembre: a Sor Margarita Batllés, viaje de cinco hermanas y librería para la comunidad... 1.817 reales".

"31 de diciembre: varios gastos en la conducción de las cinco hermanas de Jaén a Úbeda... 480 reales " (12).

Es decir, según estas notas, las cinco hermanas son enviadas desde Madrid y a fines de 1862 se instalaban en el Hospital de Santiago. A partir de 1863 encontramos apartados que se refieren a gastos de la comunidad (ropa y otros efectos) y una sección permanente que registra los pagos trimestrales a las hermanas.

Desde este momento, la comunidad de las Hijas de la Caridad inicia una continuada labor, prestando su servicio en el Hospital a niños abandonados y enfermos y al mismo tiempo dedicadas a la enseñanza, en cuyo ejercicio permanecen actualmente.

Profundizar en su historia a través de documentos burocráticos y económicos puede resultar interesante, pero evidentemente no permite captar de una forma directa la humanidad de su trabajo. Sin embargo, opino que muchos de nosotros hemos participado de su propia historia y, como tales protagonistas, sabremos colocarlas en el lugar que les corresponde.

La investigación queda abierta a futuros trabajos que serían una aportación más a la historia de Úbeda y al mismo tiempo, el agradecimiento de nuestro pueblo a su dedicación desinteresada.

Cati García Villacañas

(7) A.M.U.: Libro de Actas de la Beneficencia. Sesión del 3 de diciembre de 1861.
(8) A.M.U.: Actas de Cabildo. Sesión del 6 de marzo de 1862. Lib. 82, fol. 10 v°.
(9) A.M.U.: Libro de presupuestos de Propios y Beneficencia: Borrador del presupuesto de la beneficencia para el año 1857.
(10) Ibid.
(11) Ibid.: Borrador del presupuesto de la Beneficencia para el año 1860.
(12) A.M.U., "Libro de intervención de la Beneficencia". Gastos referidos a 1862, sección de imprevistos.