Revista Vbeda Revista Ibiut Revista Gavellar Diario La Provincia Semanario Vida Nueva Revista Don Lope de Sosa
Trozos de nosotros mismos
Revista Códice Redonda de Miradores Artículos Peal de Becerro. Revista anual Fototeca Aviso
y más: En voz alta Club de Lectura Saudar.es Con otra voz En torno a la palabra

Úbeda

Guía histórico artística de Úbeda. En las mejores librerías. Pulse para conocer las fuentes que nos avalan


Quizás la mejor Guía de Úbeda.

 
    

Nuevos planteamientos en torno al cinturón amurallado de Úbeda (XXIII)

Juan Ramón Martínez Elvira

en Ibiut. Año VIII, nº 40. Febrero de 1989, pp. 2-3

Volver

        

Puerta de Aguilar (continuación)

Nueva criba supone el acta de 3 de agosto de 1583, en la que se cita al molino de Aguilar junto con las puertas de Iruela (o Quesada), de san Cristóbal y de san Juan:

"En este ayuntami.° se trato de la desorden grande q pasa de echar muladares en las calles desta ciudad p.a remedio de lo qual se hordeno que en la puerta granada fuera della se ponga una señal e mojon en el muladar de concejo p.a q se entienda y sepa q en aquella pte se a de hechar y en la puerta de san xpval se pon-ga otra señal donde se solia hechar el estiercol y allí se heche y en la puerta de la beracruz se ponga otro mojon y señal en saliendo a la mano izquierda y allí se heche el estiercol y a la salida del yruela a la mano izquierda encima el camino se ponga otro mojon p.a el dho efeto y en la puerta valencia en saliendo a la mano derecha se ponga otro mojon y señal p. a el dho efeto y en el molino de aguilar a la mano izquierda desde lo alto del cerrillo se ponga otro mojon p. a el dho efeto los quales dhos sitios se an de amojonar e señalar y en las particiones de san Juan en saliendo de la puerta"...

Que al hablar del molino se está haciendo referencia a la puerta del mismo nombre lo prueba el acta de 14 de septiembre del mismo año:

"acordaron q se abra la puerta de la calle del molino de aguilar p.a q por allí entre la gente q bendimiare e q la llabe se entregue al sr pº de sigura veinte y qtro ".

En resumen: la puerta del molino de Aguilar no pudo ser ni la de Valencia, Granada, Baeza, Torrenueva o Veracruz, Fuente Risas o Jaén, san Cristóbal, Iruela o Quesada ni tampoco la de san Juan, puesto que en los textos precedentes se cita junto a ellas. Queda la de san Nicolás como posible candidata para la identificación, pero desde el momento que supimos que nuestra misteriosa puerta se ubicaba en la colación de san Millán(135) hubo de proceder a su descarte.

En efecto, el 21 de diciembre de 1571, Quiteria de San Antón y Bartolomé Ruiz, su mari-do, venden al escribano Antón de Cazorla y a su mujer Francisca Romana la mitad de un molino de aceite que tenían

"en la collacion de san millan q dizen el molino de aguilar linde de la otra mitad de molino de mi e el dho my marido y con huerto del obispo don di.° de los cobos e con coRal de hernan torres".

Obviamente, tampoco pudo ser la de Sabiote, pues por la fecha citada —como bien conoce el lector— el arquillo de esta última llevaba diez años desmantelado y reducido a la nada.

Esto es todo lo que, hasta el momento, hemos logrado saber acerca de la puerta del molino aceitero.

Puerta de Martín Fernández

La puerta de Martín Fernández, citada a menudo por los historiadores ubetenses, tampoco puede ponerse en entredicho. Es más, según vamos a ver, no se trata siquiera de un vulgar portón taponando una bocacalle, sino que está ligada al adarve o muralla protectora del barrio sanmillanero, pues no era otro en el que se enclavaba.

La cita documental más antigua recogida hasta el momento está fechada en 1549(136). El 21 de mayo, Luisa Ruiz, viuda de Bartolomé de Baena, arrienda a Bartolomé González, cordonero, un huerto con una plana para el tal oficio "el ql es en san myllan en la puerta martín frrs a linde una e otra parte de ju.° al ° cordonero".

El protocolo 133, año de 1596, las referencias se multiplican:

- Folio 554: “cargasele el coRal de la puerta myn hernandez p.a alcaçel.
- Folio 556: "dio en discargo el coRal para alcacel junto a la puerta myn hernandez".
- Folio 559: "el coRal de alcaçel junto a la puerta myn hernandez".
- Folio 561: Idem.
- Folio 563 rev.: Idem.
- Folio 568 rev.: "la haça del alcaçel q alinda con los adarves de la puerta myn hernandez".
-
En cuanto al personaje que da nombre a la puerta, hemos de decir que, según Toral Peñaranda(137), hubo un tal MARTÍN FERNÁNDEZ DEL MADROÑAL, incluido en la Sentencia Arbitraria (1446), dentro de la collación de san Millán. Por otra parte sabemos que, al menos en 1461, un Martín Fernández era mayordomo de la ciudad. Y según el acta de cabildo de 29 de septiembre de 1462 aún seguía viviendo por estas fechas en el citado barrio de los alfareros.

Lo cierto es que Gallego Díaz data la puerta de Martín Fernández en 1422, fecha en que presumiblemente ya debería existir nuestro hombre.

La cuestión es trivial, de todas formas. Lo importante es constatar la indudable existencia de una puerta más -con su muralla correspondiente- en nuestra población. Otra cosa sería tratar de localizarla sobre el plano, cosa por ahora no factible.

Pero queda claro, según lo expuesto en estos dos últimos capítulos, que el barrio de san Millán -el "arrabal" por excelencia- contó para su comunicación con más de una puerta que le pondría en contacto bien con la población de la que era subsidiaria, bien con los espacios abiertos del campo.

Puerta de la lruela.

Citada ya en el referido documento de 3-VIII-1583.

Puesto que desde muy antiguo existen la plaza y el camino de la Iruela (Higueruela es en realidad el nombre del que procede la síncopa) es normal adscribir esta puerta a dicha zona, con la subsiguiente probabilidad de identificarla con la de Quesada. Esta última -seguimos insistiendo- se hallaba en la parroquia de san Juan Bautista, bajo los miradores del Salvador.

Puerta de Barricuenca

La verdad es que hasta ahora no hemos visto un solo documento donde se nombre a la puerta de Barricuenca. Sin embargo, los historiadores la citan, de la misma manera que citaron a la de Martín Fernández o a la de Jaén, cuya real existencia hemos demostrado. En buena lógica, por tanto, no debemos dudar de que la puerta de Barricuenca defendiese alguna de nuestras entradas.

A lo largo de múltiples documentos -los más antiguos son del siglo XV- hemos comprobado fehacientemente que el barrio de san Juan Bautista no es otro que el también llamado de Barricuenca. Por lo tanto, sólo resta señalar que en esta parroquia hubo de alzarse la puerta homónima. Que luego se llamase también de Quesada, o de Santa Lucía o de Iruela... es algo posible pero que desgraciadamente no podemos demostrar -o rebatir- por ahora.

Puerta de la Veracruz

Evidentemente, la puerta de la Veracruz se abría ante el Ejido del mismo nombre, a su vez tomado de la ermita situada junto al camino de Vilches.

Ni que decir tiene que la puerta de la Veracruz no debe ser otra que la de la Torrenueva.

Juan Ramón Martínez Elvira

(135) Protocolo n.° 409, s/f.
(136) Protocolo n.° 134, fol. 155.
(137) TORAL PEÑARANDA, op. cit., pág. 20