Revista Vbeda Revista Ibiut Revista Gavellar Diario La Provincia Semanario Vida Nueva Revista Don Lope de Sosa
Trozos de nosotros mismos
Revista Códice Redonda de Miradores Artículos Peal de Becerro. Revista anual Fototeca Aviso
y más: En voz alta Club de Lectura Saudar.es Con otra voz En torno a la palabra

Úbeda

Guía histórico artística de Úbeda. En las mejores librerías. Pulse para conocer las fuentes que nos avalan


Quizás la mejor Guía de Úbeda.

 
    

Nuevos planteamientos en torno al cinturón amurallado de Úbeda (XIV)

Juan Ramón Martínez Elvira

en Ibiut. Año VI, nº 29. Abril de 1987

Volver

        

LA TORRE DE LOS CABALLEROS (II)

Destinada, pues, en principio, esta to­rre para depósito de armas, archivo de do­cumentos y otros servicios, el 31 de Julio de 1559 ya se ha concertado, según acuer­do anterior, que Francisco López, rejero,ve­c i no de Ubeda, "faga dos rexas para las ben­tanas que se an de fazer en la torre questá en el postigo de la calancha"", pagándole a razón de "30 maravedies la libra de lo que pesare las rexas y escudos"

Sin embargo, los regidores no se muestran unánimes respecto a la más adecuada funcionalidad que haya de darse a la torre. El 2 de agosto surge la propuesta de conver­tirla en cárcel para caballeros y sobre tal llueven las más encontradas opiniones. Don Gil de Valencia, por ejemplo, dice:

..."que no es en que se faga carçel para caballeros en ninguna torre de los muros desta pibdad porque de presente se faze casa de cabil­do (101) donde pueda ser la carçel de caballeros porque si todavía el sr. alcalde mayor manda que se faga le pareçe que se faga en la torre junto al postigo de la calancha donde esta señalado que se faga"

Diego López de Sanmartín se atiene a lo prescrito:

..."que cuando la çibdad dio orden que se fiziese la casa de cabildo fue con proposito que oviese aposentos para carçel de caballeros e que asy se ba faziendo e que basta esto para que no aya otros gastos e que no es en que se faga en otra parte".

El regidor don Luis de Medina no se pronuncia sobre el uso, sino que aporta una opi­nión meramente técnica:

"la çibdad tiene acordado que se labre aquella torre para lo que le pareciere; que le pareçe que pase la obra adelante questá en buen lugar y que le pareçe a él que por estar mejor la torre de aposentos e apazible para subir que en el suelo terreno que tiene la torre allí se eche un suelo de bobedillas e que dende alli abaxo se sotane de altura que aya una muy buena pieça y que se baxe la escalera de manera que entren en llano a esta parte y que faziendose desta manera no tiene nezesidad de tejado en lo alto la torre e asy quedará mas apazible".

Por su parte, don Antonio Salido defiende que en San Francisco continúen archivadas las escrituras, "adonde estan con toda la guarda necesaria y como se tiene en los lugares pren­zipales": En cuanto al depósito de armamento, dice:

..."e para fin de tener armas en la torre es muy ruin e no se pueden tener armas en ella por ser muy angosta e para el dicho efecto ay otras torres mas prenzipales y mas anchas adonde podran estar mejor".

El juicio del regidor Salido sobre la capacidad de esta y otras torres es decisivo para que podamos creer cómo la Torre de los Caballeros no es la inmediata a la calle del Santo Cristo, pues no puede llamarse "ruin" ni "angosta" a la que precisamente es la mayor de todo el cerco murado, al tiempo que no cabe pensar en otras "más anchas". Estrecha y modesta sí es, en cambio, la primera de las torres de la Cava, a la que identificamos ya, sin ningún género de dudas, con la auténtica Torre de los Caballeros.

El turno de intervenciones concluye con la resolución del alcalde mayor de que "se hi­ziese la torre de caballeros en el postigo de la calancha que confina con el huerto y fortifica el muro"; El destino de la torre queda, pues, definitivamente fijado.

A partir de ese momento, comienzan las obras de remodelación, no sin las protestas de los contradictores (102). Algunos datos sobre el proceso constructivo son los que siguen:

1) En 13 de enero de 1560 se acuerda, en relación con las obras de mejora de la Puerta de Toledo, "que la ymagen antigua y los azulejos del altar —que en dicha puerta es­taban— se llebe a la torre carçel de los caballeros y los caballeros comisarios de la dicha obra fagan allí un altar". Ignoramos si este acuerdo se efectuó.

2) En 19 de julio de 1560 libran 10.000 maravedíes para la obra. Habiéndose opuesto a ello, algunos regidores salen encarcelados.

3) El 30 de agosto dan fianzas para que no se cumpla, en caso contrario, la provisión real de parar la obra y demoler lo hecho.

4) En 4 de septiembre libran 18.696 maravedíes a Francisco López "de las rexas que hizo para las bentanas de la torre que se a de alçar para carçel de caballeros que montan 28.696 mrs. por razón de 854 libras de hierro labrado que peso a real la libra de que tiene recibido 1O.O0Omrs" Reiteran su oposición a esta y otras libranzas relacionadas con la Torre de los Caballeros don Antonio Porcel, Sebastián de Rivera y Fernando de Anchuelos.

5) El 11 de septiembre, Pedro de Santisteban, obrero de la ciudad a cuyo cargo está la obra, presenta copia de lo gastado, cuyo importe asciende a 17.787 maravedíes.

6) En 9 de octubre libran 3.750 maravedís a Diego Rodríguez, por asentar las tres rejas. (¿Se trata ahora de rejas interiores?).

7) En 16 de octubre, nueva libranza de 24.642 mrs. al maestro Pedro de Santisteban.

8) En 23 de octubre, otra libranza a Juan de Cambil por valor de 6.331 mrs.

9) El 25 de este mismo mes libran 7 reales y medio "que se an gastado en faser cier­tos bastidores para la carçel de caballeros a luís docon l de caballeros".

10) En 6 de noviembre libran 7.823 mrs. para las obras.

11) En 13 de noviembre, nueva libranza al rejero Francisco López "por la rexa y un harpon que hizo para la torre que la çibdad mandó labrar en los adarves para carçel de caba­lleros".

12) En lo que resta del año de 1560 se suceden otros libramientos.

13) En 1561, a 10 de enero, libran 3.333 mrs. al carpintero Pedro de Zamora "para en quenta de la obra que haze en la torre de los caballeros". (Se le abona el resto por acuerdo del cabildo de 20 de febrero).

14) En 6 de marzo pagan 9 ducados a Francisco López, rejero, "por la obra de las co­sas de hierro.

Con esto parece que las obras han terminado. Es, pues, el año de 1561 el que estre­na flamante Torre de Caballeros. Las actas del cabildo derivan ahora su atención hacia otros aspectos. Así, en 21 de abril, mandan que el alcalde mayor y los caballeros comisarios vean el adarve de la Torre y el perjuicio que su mal estado pueda ocasionar a los vecinos, ordenando las oportunas reparaciones.

El 18 de junio aún no se había inaugurado de hecho la cárcel ni parece que en el áni­mo de los regidores estuviese la idea de hacerlo prontamente, puesto que se estudia la po­sibilidad de que un particular la utilice como vivienda. Por ello, don Rodrigo de Monsalve "dixo que no es en que se de liçençia a palma clerigo para vivir en la torre la carçel de caba­lleros porque en la obra della a gastado esta çibdad muchos ducados y por darle la torre en que biba le suçedera perjuiçio porque... de faser lunbre e del humo se daña la obra fecha"

No obstante esta petición, otros regidores se inclinan a que se almonede la torre y se arriende. Así opina en 25 de junio don Antonio de Ortega Porcel.

El hecho es que a la vuelta de unos años, concretamente en 1594, a 27 de abril, acuer­dan que viva en la Torre de los Caballeros el portero Alonso Ortega y su suegra, la viuda de Castellar.
(Continuará)

Juan Ramón Martínez Elvira


NOTAS
(101) Véase nuestro articulo "La primitiva casa del Ayuntamiento ubetense" publicado en "IDEAL" el 28-9-85.
(102) Acta de Cabildo Municipal de 30 de Agosto de 1559.