Revista Vbeda Revista Ibiut Revista Gavellar Diario La Provincia Semanario Vida Nueva Revista Don Lope de Sosa
Trozos de nosotros mismos
Revista Códice Redonda de Miradores Artículos Peal de Becerro. Revista anual Fototeca Aviso
y más: En voz alta Club de Lectura Saudar.es Con otra voz En torno a la palabra

Úbeda

Guía histórico artística de Úbeda. En las mejores librerías. Pulse para conocer las fuentes que nos avalan


Quizás la mejor Guía de Úbeda.

 
    

MENGIBAR EN LA IMAGINACIÓN

Juan Pasquau Guerrero

en Diario Jaén. 1951

Volver

        

El mundo del recuerdo, reflejo del mundo del conoci­miento, es bastante limitado. Recordar, en cierto modo, es recortar. Antes de conocer algo, la imaginación vaga, sin rienda, en el campo ancho de la fantasía... Cuando lle­gamos a conocer ese algo que antes sólo presentíamos, hay que recortar por donde marca la «línea de puntos» de la realidad. Y esto, ¿no es ya una esclavitud?

Yo no conozco a Mengíbar; no tengo recuerdos de Mengíbar, esto es, no dispongo de recortes... Por eso, me advierto absolutamente libre para escribir de la bella ciudad del Guadalquivir... Tengo una Mengíbar virgen, en la imaginación.

Por lo pronto, si se expendientara la belleza de un pueblo como se tramita un... asunto cualquiera, Mengí­bar contaría a prior i, en su haber, con un «documento» valiosísimo: el río. Una ciudad junto al río, sea cual sea, dispone ya de una «legítima» de belleza que nadie puede arrebatarle. El río es una premisa de lirismo que, como de la mano, arrastra consigo otras calidades de valoración poética. Si hay río, ¿no hay árboles? Yo imagino a Mengíbar con su limpia, blanda, vegetal ver­dura junto al río... Una alameda es, siempre, una sonrisa tierna de la Naturaleza, una impregnación sensitiva de la madre tierra. Lejos del río, la orografía se encrespa, se pone fosca, hirsuta... Las ciudades sin río son, un poco, ciudades sin amor. Mirarse en otros ojos es, para el ena­morado, el compendio de la felicidad. ¡Ah, esas ciudades sin río, esas ciudades sin espejo en que verter, suavemen­te, el temblor íntimo! El barro frágil de que estamos he­chos, descansa junto al río. A los «juncos pensativos», que dijo Blas Pascal, les corea también la brisa alada que pone estremecimientos trémulos en las hojas de la arbo­leda... Nuestra vida, lejos del río —lejos del amor— se mineraliza...

El Guadalquivir, ya mozo, llega a Mengíbar. A la Mengíbar blanca como una primera novia. Antes, el Guadal­quivir ha jugueteado entre breñas, hoces, olivares... Men­gíbar, en un recodo de la Geografía, es para el río, como aquella mujercita, niña, inmadura, de nuestros sueños de bachillerato. Luego, cada novia del Guadalquivir va siendo más mujer: Andújar... ¡Córdoba!... ¡¡Sevilla!!

Y, por dentro, en sus calles, en sus plazas, yo me ima­gino a Mengíbar, un pueblecito. Un pueblecito; pero jamás un pueblacho... No es lo mismo. Los pueblachos tienen la morfología desgarbada de lo inarmónico, de lo discordante. Los poblachos son polvorientos, astrosos, con un rencor de siglos podrido en su fisonomía. En cam­bio, los pueblecitos sonríen... Tienen el semblante retre­chero de una alegría, de un candor siempre renovado.

En cuanto a las gentes de Mengíbar... Aquí sí dispon­go ya de un «recorte»... Conozco a Juanito Herrera, mi gran amigo. Por lo visto..., las gentes de Mengíbar equi­libran en justa dosis la inteligencia, la finura y la ge­nerosidad.

En fin, no sé si al escribir sobre Mengíbar, me he salido por los cerros de Ubeda... Perdón.