Revista Vbeda Revista Ibiut Revista Gavellar Diario La Provincia Semanario Vida Nueva Revista Don Lope de Sosa
Trozos de nosotros mismos
Revista Códice Redonda de Miradores Artículos Peal de Becerro. Revista anual Fototeca Aviso
y más: En voz alta Club de Lectura Saudar.es Con otra voz En torno a la palabra

Úbeda

Guía histórico artística de Úbeda. En las mejores librerías. Pulse para conocer las fuentes que nos avalan


Quizás la mejor Guía de Úbeda.

 
    

GUITARRA Y LUZ

Juan Pasquau Guerrero

en Diario Jaén. Febrero de 1977

Volver

        

Andrés Segovia es uno de esos jóvenes de compañía perenne. Quizás el tiempo da y quita juventud; esa que en años se mide. Pero el espíritu rehace lo que el paso de los días hurta. Andrés Segovia que, como todos los hom­bres egregios, sabe tomar cada día la tensión a su espí­ritu, acierta el tratamiento para que no venga la esclerosis a su memoria, ni a su voluntad, ni a su entendimiento. El tratamiento es el arte: es su música. Cuando todo parece que se hunde, el arte queda. «Ars longa vita brevis», dice el adagio latino. En este sentido, ni un poema, ni una sonata, ni un cuadro pictórico caben en el espacio del tiempo. Se le podría preguntar a Andrés Segovia: ¿ne­cesitó usted para hacer de la guitarra su «alter ego», su otro «yo»? Y, de seguro, Andrés Segovia respondería: Eso no es cosa de más o menos tiempo. No es tiempo lo que se necesita. El arte no «cabe» en el tiempo. La música es otra dimensión. Lo que necesita el artista —pintor, poeta o músico— es fuerza, es soplo, es coraje.

Andrés Segovia. He aquí un hombre con coraje, en el más noble sentido de la palabra. Nuestro español univer­sal agarró la vida de su mejor asa. El ilustre linarense, como todos los grandes hombres, ha mejorado un poco el mundo. Es la misión de los genios: participar; poner la mente o la mano (o la mente y la mano, como don Andrés) para colaborar en la Obra de Dios. No, por supuesto, para «mejorar a Dios» como mienten esos falsos teólogos pre­suntuosos, sino para hacer ostensible con su «servicio», con su mente ágil, con su inspiración veloz, con su sabi­duría limpia, el mundo en ascenso. Porque Dios hizo el mundo, lo creó. Y los artistas lo traducen a nuestro len­guaje: lo interpretan.

Pitágoras hablaba de una «música de las esferas» la­tente en la armonía rítmica sideral. Los músicos nos ha­cen accesible y doméstica la inmensa belleza. Es decir, hacen audible —perceptible a los sentidos humanos— la «música callada» y la «soledad sonora» que adivina el insigne Juan de la Cruz.
Andrés Segovia. En cada interpretación desciende a la hondura de la guitarra, a su pozo entrañable y misterioso. Y de su agua honda hace aflorar luz nueva. «Luz, luz, más luz», pedía Goethe en el momento de su muerte. Siempre el mundo necesitó más luz y son los artistas los que res­ponden al apremio, a la llamada. Luz es la música de An­drés Segovia abrazado a su guitarra. Luz que ayuda a vivir. Luz que puede ayudar a morir.