Revista Vbeda Revista Ibiut Revista Gavellar Diario La Provincia Semanario Vida Nueva Revista Don Lope de Sosa
Trozos de nosotros mismos
Revista Códice Redonda de Miradores Artículos Peal de Becerro. Revista anual Fototeca Aviso
y más: En voz alta Club de Lectura Saudar.es Con otra voz En torno a la palabra

Úbeda

Guía histórico artística de Úbeda. En las mejores librerías. Pulse para conocer las fuentes que nos avalan


Quizás la mejor Guía de Úbeda.

 
    

CHOPOS EN LA PLAZA DE VAZQUEZ DE MOLINA

Juan Pasquau Guerrero

en Diario Jaén. Julio de 1952

Volver

        

(Para don Pedro Sola Muñoz, alcalde de Úbeda.)

La idea lírica —¿por qué, siempre, las ideas... objeti­vas?— sugerida, así, blandamente, casi furtivamente, en medio de la calle, a lo mejor entre eso que llamamos «tráfago», consigue una repercusión —la serie de repercu­siones en la conciencia es infinita—, aunque llegue a nos­otros con aquel aire modesto y apacible de las cosas poé­ticas.

El prestigio de la poesía consiste en que, al fin y al cabo, la poesía es un instinto. Se puede cerebralizar la poesía, pero entonces resultará una poesía sintética, muy reluciente y muy bien preparada —muy bien presentada—, pero...

Y, vaya si es humilde la poesía. La vemos, iluminada en unos ojos, o enredada en un árbol... ¡Si basta, nada más, alargar el brazo para conseguirla! «Feliz edad y feli­ces tiempos aquéllos —decía Don Quijote— en que no existía lo tuyo y lo mío». No se vivieron históricamente —con toda probabilidad— estos tiempos y, sin embargo, una conciencia poética, puede devolvernos, o traernos, en cada instante, la comunión plena, íntima, de todos. Porque existe la posesión externa que nos da un derecho al «uso» de esto o de lo otro. Pero, el uso, ¿qué es? Casi una ilusión, casi una utopía. Hay una realidad subya­cente que únicamente aprehende la poesía, que no puede saborear el «uso». ¡Ah! La poesía tiene como órgano a la imaginación... Casi no estimamos a la imaginación, ya que nos es concedida gratuitamente, pero, de cierto, ella nos hace adueñarnos del mundo. Sin exclusión, en una posesión que no impide la coparticipación.

Y bien...

Los chopos adolescentes de la plaza de Vázquez de Molina tenían este atardecer algo así como un deseo de querer decir algo. Fueron plantados allí esta primavera y ya su presencia ha adquirido una personalidad en la plaza. Cada vez que el viento o que la brisa acaricia sus hojas, los chopos impregnan el alma de su simpatía verde, de su inquietud apacible... Sin pedir nada a cambio, el árbol ofrece —en medio de eso que llamamos el tráfago— aquella idea lírica que orea el espíritu, como una bocanada de Dios, cuando menos se piensa. O cuando más se piensa en las inminentes cosas próximas que nos rodean.

Y es una bendición esta colaboración de los chopos en la plaza vetusta. Traen una blanda alegría vegetal, muy femenina, a este poema rotundo, al himno solemne de la plaza orquestal. El árbol, a pesar de su naturaleza orgá­nica, es, en cierto modo, como la piedra, algo perennal que difícilmente muere. Puede encararse sin «complejo» a los sillares y a los paramentos porque su aspiración tiene ambición de siglos. Yo me figuro, por eso, a estos chopos, ahora adolescentes, dentro de veinte, de cincuen­ta, de cien (?) años. ¿Se unirán, entonces, al coro nostál­gico de las piedras? El leve bullicio lírico de su fronda será un índice, empero, de amena juventud...

Nada tan cruel, tan impuro..., tan nihilista como el polvo. Hace unos años, la plaza de Vázquez de Molina iba a sucumbir víctima del polvo. Un polvo que se levantaba a ras del suelo, en penachos siniestros, cada vez que que­ría el viento. Un polvo cegador que ponía ardores en el rostro y tinieblas secas en la mirada... Pero vino la pavi­mentación magnífica: ya la plaza no gemía en su descal­cez secular; se evitó, para la plaza, el triste destino arqueo­lógico, se consiguió que el arte, venido a menos, diese en ruinas.

Ahora los chopos, enamorando al viento, van a hacer guardia poética a las piedras. Cada atardecer susurrarán un cariño. Serán, como Abisag en el lecho de senectud del Rey profeta, un regalo de juventud para la gloria transida del conjunto monumental...