Es un milagro que la curiosidad sobreviva a la educación formal

Albert Einstein