Para ciertos propósitos específicos, las organizaciones de masas no comprometidas pero potencialmente procomunistas representan una importante forma de organización de influencia comunista sobre las masas. (...) Así, debemos crear un sistema solar de organizaciones y pequeños comités alrededor del Partido Comunista que en la práctica estén bajo influencia de nuestro partido, pero no bajo su dirección mecánica.

Directiva de la Komintern 1924-25.