Si las monarquías viven del honor, las repúblicas viven de la virtud.

Monstesquieu