No hay destino que no se venza con el desprecio.

Albert Camus