Todo el imaginario nacionalista contemporáneo está levantado en Cataluña sobre un Barça-Madrid platónico que hay que ganar. Cuando tantos mayores les cuentan a sus nietos que ellos fueron antifranquistas se refieren a que algunos domingos iban al fútbol. ¿O no era esto más que un club?

Carlos Girauta